Noticias

Nuevas pistas y veredas en Ramón Cárcamo y otros antiguos barrios ubicados en la margen izquierda del río Rímac

La calidad de vida de unas 28 mil familias del barrio de Ramón Cárcamo y los asentamientos humanos Conde de la Vega Baja, Palermo, Villa María del Perpetuo Socorro, San Fernando y Cassinelli, en la margen izquierda del río Rímac, ha experimentado una notable mejoría pues la Municipalidad de Lima entregó nuevas pistas y veredas en sus legendarias calles.

En respuesta al deseo general del vecindario que solicitaba estas obras, los trabajos comprendieron la construcción de 25 mil metros cuadrados de nuevas pistas, 24 mil metros cuadrados de veredas, así como 27 mil de adoquines de concreto en bermas y pasajes (de un ancho menor a 4 metros) y otros 2 mil metros cuadrados de rampas para discapacitados.

Pero además, en este conjunto de obras comprendido entre las avenidas Argentina, Enrique Meiggs y Vicente Morales Duárez que permitirán facilitar la conexión con las mencionadas arterias y el proyecto Línea Amarilla, se han instalado semáforos vehiculares y peatonales, lo mismo que mobiliario urbano consistente en tachos para desperdicios.

Los trabajos que se llevaron a cabo en diferentes frentes y a ritmo sostenido, se realizaron de acuerdo a los proyectos aprobados que tuvieron en consideración que las zonas intervenidas se asentaron sobre terrenos poco resistentes o estables, ya que antiguamente fueron utilizados como rellenos sanitarios.

En Ramón Cárcamo se pavimentó la pista; se colocaron veredas de concreto y bermas; así como mobiliario urbano (tachos de basura) y señalización. En Conde de la Vega, las pistas poseen pavimento flexible, con veredas (incluyen rampas para minusválidos) y sardineles peraltados de concreto y sus correspondientes bermas.

Entretanto que en Villa María del Perpetuo Socorro se construyó un pasaje adoquinado (para uso del tránsito peatonal), con nuevas veredas de concreto y bermas; y en Cassinelli, las arterias se mejoraron con pistas de pavimento flexible, veredas de concreto y bermas; además de rampas para minusválidos y señalización horizontal sobre el pavimento.

Finalmente, en San Fernando se rehabilitó del Jr. José Pimentel, donde se ejecutó el sellado de grietas, asfaltado de las vías y señalización horizontal y vertical.